Blog de nuestros viajes y un poco de fotografía
  • Menu
  • Menu

Un fin de semana en Oporto

Oporto es considerada por muchos la segunda capital de Portugal, y es que es la ciudad más importante del país, después de Lisboa.

Es la ciudad perfecta para una escapada. Dos días son suficientes para poder disfrutarla, ya que se recorre muy bien a pie y los sitios de interés están muy cerquita unos de otros.

En nuestro caso estuvimos tres noches, ya que queríamos aprovechar el fin de semana completo allí, así que, aunque no lo solemos hacer, llegamos para registrarnos en el hotel y dormir, pero así ya podíamos despertarnos y empezar a conocer desde bien temprano.

Nos alojamos en el Hotel Ibis Porto Centro. No tenemos costumbre de coger desayuno incluido en los alojamientos, así que nada más salir del hotel, lo primero que tocaba era un buen sitio para desayunar. A unos 5 minutos del hotel teníamos Rua Santa Catarina, que es la principal calle comercial de Oporto. Es una calle peatonal llena de tiendas, cafés, restaurantes… y si vais en invierno como nosotros, el olor a castañas asadas os guiará hasta allí.

Bien, pues no tuvimos que buscar mucho para desayunar bien. Prácticamente en frente del Majestic está la cafetería Porto Douro. Todo lo que tenían estaba más que apetecible, y lo mejor de todo es que nos pareció realmente barato. Tanto, que uno de los días también fuimos a comer allí.

Después nos pusimos en movimiento para empezar a conocer la ciudad. Oporto es un sitio perfecto para callejear. Merece la pena perderse por el barrio do Barredo, sentarse sin prisa en La Ribeira o quedarse embelesado por las vistas de cada uno de sus miradores. De todos modos los sitios más importantes para visitar os los dejamos más abajo en el apartado “QUÉ  VER”, para que los tengáis todos juntos.

Por último, os contamos también otro de los sitios que nos gustó mucho para comer/cenar: Casa Ribeiro. Probamos la francesinha en un par de sitios, y aunque en ambos nos gustó, en este restaurante fue en el que más. En verdad, todo lo que comimos aquí estuvo riquísimo, y como en el resto de Oporto, nos pareció que estaba genial de precio.

QUÉ VER

Café Majestic

Entrada del Café Majestic con su correspondiente cola.

En nuestro caso, ya que estábamos por Rua Santa Catarina, empezamos por los sitios que había en esa zona.

En esa misma calle tenéis el famoso Café Majestic. Es un elegante café de los años 20, y parece ser que era lugar de reunión de los personajes ilustres de la época. El café está chulísimo, eso se aprecia ya a simple vista desde la entrada. Cuando nos acercamos a conocerlo el primer día, aún estaba cerrado, así que no tuvimos otra opción que ir a tomar nuestro café a otro sitio. Esa fue la “suerte” del día, porque….menudos precios!!!

Capela das Almas

La Capilla de las Almas y sus famosos azulejos.

La Capilla de las Almas es uno de los sitios que os va a llamar la atención nada más ver. Su nombre se debe a que en el interior se encuentra una imagen de la Virgen de las Almas. Posiblemente sea uno de los emblemas de la ciudad, ya que todos hemos visto millones de fotos de su fachada, pero es que no hay quién se pueda resistir a sus preciosos azulejos. Como curiosidad, os diremos que aunque la iglesia se construyó en el S.XVIII, los azulejos se incorporaron a principios del S.XX.

Mercado do Bolhao

Vista general del interior del mercado.

No sé a vosotros, pero a nosotros una cosa que nos encanta conocer son los mercados. En ellos se puede disfrutar de primera mano el día a día de los lugareños.

Tanto el ambiente que encontramos en él, como el encanto del edificio, hace que para nosotros sea un imprescindible si se va a Oporto.

Tras recrearnos un buen rato por el mercado entre puesto y puesto, nos encontramos en una de sus salidas a esta “famosa familia”. Estos momentos nos hacen reflexionar sobre muchas cosas, por lo que fue especial para nosotros. Tras estar un buen rato  intentando capturar el momento, obtuvimos esta instantánea. Lógicamente, tras pedirles permiso y darles un donativo.

Foto en una de las salidas del mercado.

En estos momentos se encuentra temporalmente cerrado por obras de restauración, y parece ser que así seguirá siendo al menos hasta 2020, así que os recomendaría informaros antes de ir si tenéis en mente visitarlo. El provisional está a unos 200 metros.

Avenida dos Aliados.

Ayuntamiento de Oporto.

En la parte superior de la Avenida está el edificio del Ayuntamiento, el cual parece que preside la Plaza General Humberto Delgado. No es que nos entretuviéramos gran cosa en ella, pero sí que merece la pena atravesarla contemplando lo que tiene a su alrededor, y de paso fijarse en la figura en bronce en honor al poeta Almeida Garret. Además os pilla de paso para ver la Estación de San Bento. 

Al final de la avenida está Praça da Liberdade. La Plaza de la Libertad es la plaza más importante de Oporto, y comunica el Oporto antiguo y el moderno.

En el centro podéis ver un monumento de bronce al rey Pedro IV, en la que el monarca muestra la Carta Constitucional al pueblo.

Estación de San Bento

Detalle de la batalla de Ceuta en el interior de la estación.

Esta estación es, en nuestra opinión, uno de los sitios más llamativos de Oporto. De hecho dicen que es la estación más bonita de Portugal, e incluso una de las más bonitas del mundo.

Su nombre se debe a que en el mismo lugar estaba el convento San Bento del Ave María, el cual fue destruido por un incendio en 1783.

El edificio nos pareció precioso, pero sin duda lo más espectacular se encuentra en su interior. El hall está decorado con más de 20.000 azulejos, los cuales muestran escenas de momentos importantes de la historia de Portugal, pero lo increíble es que están ilustrados a mano.

Iglesia de los Clérigos

Vista de la Iglesia desde la Plaza de la Libertad

Sin duda es una de las visitas más importantes, y uno de los sitios donde os recomendamos entrar. Se puede acceder todos los días en horario de 9:00 a 19:00. Visitarla es gratis, pero si queréis subir a la Torre, habrá que pagar 5€ y subir 240 escalones, pero el esfuerzo os será más que recompensado, ya que al ser la torre más alta de Oporto las vistas a la ciudad son realmente bonitas. Aquí os dejamos enlace a la página de la Torre.

Como curiosidad: el lugar donde está construida se conoce como “el cerro de los ahorcados”, ya que en este sitio se enterraba a los ajusticiados.

Librería Lello & Irmão

Fachada de Lello & Irmão, podeis ver la cola de entrada.

Si sois fans de Harry Potter, seguramente no haga falta que os cuente nada sobre ella, ya que se dice que en ella se inspiró J.K. Rowling para su saga.

El edificio es bastante pequeño. Tanto, que cuando lo vimos, no sabíamos si estaríamos en lo correcto y esa sería la tan famosa librería. Pero sí, así era, así que tras comprar la entrada en la esquina de la misma calle, nos pusimos a la cola para entrar.

Se puede acceder en horario de 9:30 a 19:00 todos los días, y el precio es de 5€, aunque en el caso de que compréis algo, os lo descontarán. También se puede sacar la entrada on-líne, pero la cola de acceso a la librería la tendréis que hacer igualmente, ya que si hay mucha gente, van dando el acceso por grupos. La única entrada que garantiza entrada prioritaria la podréis tener al módico precio de 12,50€ . Eso sí, os darían dos volúmenes del libro “The worlds most beautiful bookshop”. Nosotros os diríamos que no merece la pena pagar tanto, pero en nuestro caso la cola que hicimos fue más que aceptable, y parece ser que ahora no debe ser lo habitual.

Barrio Do Barredo

Paseando por el Barrio.

Si un barrio nos transmitió la melancolía que tanto define a Oporto, fue sin duda el Barrio Do Barredo.

Antes de ir siempre habíamos oído que la decadencia que tiene la ciudad, posiblemente es lo que más encanto le da. Pues bien, en esta zona es en la que uno se empapa de esta esencia. Cada una de sus calles, de sus edificios, en cada uno de sus rincones, se respira esa atmósfera que parece que te traslade a otra época.

Barrio da Ribeira

Barrio da Ribeira visto desde el puente Don Luis I.

Sin duda una de las zonas por las que pasear tranquilamente y dejar que el tiempo pase. Bien sea en cualquier terraza de los muchos bares que hay, o desde cualquiera de los bancos a la orilla del Duero, pero quedaros un rato a disfrutar del sitio y de las vistas al Puente Don Luis I. Seguro que no os arrepentiréis.

Si tenéis pensado dar un paseo en barco para recorrer el Duero y cruzar al otro lado, por esta zona hay empresas que los ofrecen.

Puente Don Luis I

Vista del puente Don Luis I desde la Ribeira.

Oporto cuenta con un gran número de puentes que unen la ciudad de un lado al otro, pero éste es el más conocido.

Une Oporto con Vila Nova de Gaia y tiene dos pisos: por el de abajo circulan vehículos y por el de arriba la línea D del Metro de Oporto, pero por ambas pueden circular los peatones. Por cierto, si lo atravesáis por arriba veréis unas vistas preciosas a La Ribeira.

Curiosidad: antes de ir me habían comentado que este puente era de Eiffel. Pues bien, no hagáis como yo que me lo creí. El ingeniero no fue Eiffel, sino un discípulo suyo.

Vila Nova de Gaia

Vistas desde el teleférico de Gaia.

Está al otro lado del Duero, y aunque siempre lo asociamos a Oporto, realmente es otra ciudad. Si os gusta el vino, podéis visitar alguna de las bodegas y sacar alguna foto a los rabelos, que son los barcos de madera que veis a la orilla y que se usaban para el transporte de los toneles de vino.

Otra de las opciones que tenéis en esa zona es coger el teleférico para ir a la parte alta. Hay la opción de coger sólo ida (6€), o ida y vuelta (9€). Para nosotros no sería un imprescindible, ya que el precio no es que sea muy económico y el paseo es corto (unos 5 minutos). Pero sí es verdad que las vistas son preciosas y te dan un ticket para probar el vino típico en una de las bodegas.

Nosotros cogimos la opción de ida solamente. De esa manera aprovechamos para ver el atardecer desde el mirador Serra do Pilar.

Sé do Porto (Catedral de Oporto)

Fachada principal de la Sé.

La catedral está situada en la parte más elevada de Oporto, en el barrio de Batalha. Por esa razón, su plaza es uno de los mejores miradores de la ciudad.

Está declarada Monumento Nacional y es uno de los monumentos más antiguos de Oporto.

La entrada a la catedral es gratuita, pero el acceso al claustro y la Casa do Cabildo cuesta 3€. El horario varía según la temporada y lo que queráis visitar, así que os recomiendo consultarlo previamente.

ALOJAMIENTO

Como os contábamos al principio, nos alojamos en el Hotel Ibis Porto Centro. Para nosotros Ibis casi siempre es una opción, ya que normalmente tiene unos precios muy económicos y como siempre decimos, conocido uno, conocidos todos, lo que está genial porque no nos tenemos que preocupar de lo que nos podamos encontrar. La ubicación era estupenda, y en este caso además íbamos en coche, por lo que necesitábamos un hotel que dispusiera de parking y éste cumplía con los requisitos. El precio del parking iba a parte de la habitación, y fueron 9€ diarios.

Y hasta aquí nuestro post sobre Oporto. Gracias por leernos, y si tenéis cualquier duda o sugerencia no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 comments